DACA y otras leyes clave que afectan a estudiantes indocumentados

Are you ready to discover your college program?

Search Colleges
TheBestSchools.org is an advertising-supported site. Featured programs and school search results are for schools that compensate us. This compensation does not influence our school rankings, resource guides, or other information published on this site.

Si usted es estudiante indocumentado o inmigrante, un conjunto de leyes y políticas en constante cambio puede tener un impacto directo en los planes de estudios universitarios y de posgrado. Es importante que comprenda la historia reciente y los cambios constantes en las leyes de inmigración en los EE. UU., especialmente en lo que respecta al impacto de cómo y dónde puede asistir a los institutos de educación superior.

Los Aspectos Básicos

De acuerdo con la ley federal, los estudiantes indocumentados pueden asistir a institutos de educación superior y universidades en los Estados Unidos. No existen leyes a nivel nacional que prohíban a los estudiantes indocumentados solicitar admisión, inscribirse o graduarse en institutos de educación superior estadounidenses.

Sin embargo, la ley federal impide que los estudiantes indocumentados reciban ayuda federal para estudiantes. Además, algunos estados tienen restricciones legales que pueden evitar que los estudiantes indocumentados asistan a los institutos de educación superior.

Además, las leyes que afectan el estatus legal de los indocumentados estadounidenses también se encuentran en un constante cambio. Los factores políticos y culturales pueden tener una incidencia directa en las leyes que afectan a los estadounidenses indocumentados, y como consecuencia, pueden originar cambios dramáticos en las perspectivas educativas de los estudiantes indocumentados.

A continuación, destacamos la legislación clave que afecta a los estudiantes indocumentados e inmigrantes, desde el precedente legal históricamente significativo que estableció Plyler vs. Doe en 1982, pasando por la iniciativa política de la Acción Diferida para los Llegados durante la Infancia (DACA) de Barrack Obama que cambió las reglas del juego en 2012, hasta la serie de medidas ejecutivas antiinmigrantes durante la administración de Donald Trump.

Es fundamental comprender estas leyes y cómo los cambios en las políticas pueden afectar su estatus legal y las oportunidades educativas para su protección, seguridad y éxito como estudiante en los EE. UU. Siga leyendo para ver rápidamente la historia, un análisis más detallado de las leyes actuales y los enlaces a los puntos donde puede obtener información actualizada con regularidad sobre las medidas, las iniciativas y los grupos de defensoría relacionados con la ley de inmigración de los EE. UU.

Una Breve Historia de las Leyes de Inmigración y de la Educación

La Ley de Privacidad y Derechos Educativos de la Familia (Family Educational Rights and Privacy Act, FERPA): 1974

Firmada por el presidente Gerald Ford en 1974, la Ley de Privacidad y Derechos Educativos de la Familia (FERPA) brinda a los padres y a las familias el derecho a acceder a la información educativa sobre sus hijos, el derecho a acceder a la información sobre las entidades públicas (entre ellas las instituciones educativas financiadas con fondos públicos) y el derecho a la privacidad con respecto a ciertos datos personales, particularmente en lo que respecta a compartir esta información con entidades externas a una escuela o distrito.

Entre estos detalles personales, la Oficina de Derechos Civiles (Office of Civil Rights, OCR), que es parte del Departamento de Educación, señala que una escuela o distrito público no debe preguntar sobre el estatus de inmigración, ni está obligado a divulgar información sobre el mismo. El estatus de la ciudadanía y la documentación de un estudiante no se consideran relevantes para establecer la residencia del distrito, ni es constitucional utilizar esta información para determinar el acceso.

Dicho esto, existen ciertas excepciones a las garantías de privacidad de la ley FERPA que tienen una incidencia directa en los estudiantes indocumentados. Según la OCR, aunque la ley FERPA generalmente prohíbe a las escuelas y distritos públicos divulgar cierta información de los estudiantes sin consentimiento previo, puede haber circunstancias en las que las leyes federales de inmigración exijan que los distritos brinden información específica sobre un estudiante a otra entidad federal, estatal o local del gobierno.

De acuerdo con la OCR, esto puede suceder cuando la emisión de una visa de no inmigrante a un estudiante y el mantenimiento del estatus de no inmigrante de ese estudiante está condicionada a la asistencia del estudiante a una escuela específica. Tenga en cuenta que en ese caso, un distrito escolar tendría información preexistente sobre el estudiante que él o ella habría presentado a la escuela con el fin de obtener la visa subyacente, por lo que la escuela no tendría ningún motivo para iniciar una solicitud de información sobre el estatus migratorio.

Lo manifestado sugiere que esta condición se aplica en gran medida a quienes han viajado a los Estados Unidos con la firme intención de buscar únicamente la residencia temporal de estudiante. Para los estudiantes indocumentados que no posean visas de estudiante, la inferencia de la ley FERPA es que no hay necesidad o razón para divulgar su estatus migratorio, y además, que una escuela tiene prohibido preguntar sobre el asunto de tal manera que no se pueda convertir en tema de discriminación, intimidación o deportación como consecuencia de su deseo de acceder a la educación.

Para obtener más información y orientación sobre la ley FERPA, visite el sitio web de la Oficina de Cumplimiento de Políticas Familiares (Family Policy Compliance Office) del Departamento o envíe sus preguntas por correo electrónico directamente a través de FERPA.Customer@ED.Gov.

Caso Plyler vs. Doe: 1975

El caso de Plyler vs. Doe se presentó en 1975 y se refería a un conjunto de leyes en Texas que exigían que los estudiantes constataran su estatus de ciudadanía para poder asistir a las escuelas públicas. Las escuelas públicas en un municipio de Texas también impusieron requisitos de matriculación a los estudiantes sin esta documentación. Las familias afectadas por la nueva legislación estatal presentaron una demanda contra el estado de Texas afirmando que las leyes eran discriminatorias.

Eventualmente, el caso llegó hasta la Corte Suprema, que finalmente tomó una decisión en 1982. En una votación de 5 a 4, el Tribunal determinó que tanto la ley de Texas como la ley municipal que imponían tarifas eran inconstitucionales, y violaba la Cláusula de Igual Protección de la Enmienda 14.

Esto también fue consecuencia de la expresión de la opinión mayoritaria, que determinó que las leyes estatales y municipales estaban “dirigidas contra los niños e imponían su carga discriminatoria sobre la base de una característica legal sobre la cual los niños pueden tener poco control”.

La decisión de 1982 serviría como un precedente fundamental para los estudiantes en los grados K-12, que indica que ninguna escuela pública puede negarle a un niño el acceso o la oportunidad teniendo en cuenta su estatus migratorio. Si bien este precedente aún no abordaría la cuestión de las instituciones postsecundarias como los institutos de educación superior y las universidades, crearía un sólido argumento respecto a la política para promover en última instancia el acceso a la educación en todos los niveles, independientemente de su estatus migratorio.

Para obtener más información sobre este precedente y cómo lo afecta, consulte el Consejo de Inmigración de Estados Unidos (AIC).

La Reforma de Inmigración Ilegal y la Ley de Responsabilidad de Inmigrantes (IIRIRA): 1996

La Reforma de Inmigración Ilegal y la Ley de Responsabilidad de Inmigrantes (IIRIRA) fue aprobada en 1996, desarrollando un amplio conjunto de restricciones y normas de cumplimiento en torno a la inmigración y al estatus. En muchos sentidos, esta legislación provocaría algunos de los cambios más drásticos a la ley de inmigración en la historia moderna de EE. UU., creando nuevos obstáculos para obtener un estatus legal y lograr la residencia, y apropiándose de nuevos fondos para las medidas de seguridad fronteriza contra la afluencia de indocumentados inmigrantes.

Entre sus términos más relevantes, la Ley IIRIRA señala que los inmigrantes se presentan ilegalmente en los Estados Unidos durante 180 días, pero deben permanecer fuera de los EE. UU. menos de 365 días durante un máximo de tres años antes de buscar la ciudadanía. Si se presentan ilegalmente por más de 365 días, su período de espera puede llegar a ser de diez años, a menos que se adquiera una exención. El mismo paquete legislativo autorizó la construcción de vallados y otras protecciones fronterizas a lo largo de la frontera entre los Estados Unidos y México.

Sin embargo, de mayor consecuencia para los estudiantes indocumentados fue el hecho de que la ley IIRIRA determinó que los estudiantes universitarios indocumentados no pueden ser elegibles para las tasas de matriculación dentro del estado en las instituciones de educación superior o universidades públicas. Algunos estados (consulte las siguientes Leyes estatales sobre los beneficiarios [Dreamers]) aprobarían las leyes sobre la igualdad en la matriculación que les permiten a los estudiantes indocumentados pagar las tasas de matriculación dentro del estado al cumplir con los requisitos básicos de elegibilidad del estado. A pesar de esta solución alternativa, la ley federal otorga a muchos estados una amplia licencia para denegar las tasas de matriculación con descuentos dentro del estado a los estudiantes indocumentados.

Para obtener más información sobre cómo explorar la ley IIRIRA y cómo afecta sus posibilidades de educación superior, visite el Consejo de Inmigración de Estados Unidos (AIC).

Leyes Sobre los DREAMERS

La Ley de Fomento Para el progreso, Alivio y Educación Para Menores Extranjeros (Development, Relief and Education for Alien Minors, DREAM) de 2001

La ley DREAM es un proyecto de ley presentado originalmente al Congreso en 2001 con la intención de ofrecer soluciones para el estatus legal y la eventual ciudadanía para los inmigrantes que llegaron a los Estados Unidos siendo menores de edad.

Aunque la ley DREAM nunca se convirtió en ley, brindó el término Dreamer para describir a los jóvenes estadounidenses indocumentados, muchos de los cuales llegaron aquí siendo niños sin su propia decisión. Al ofrecer una clasificación especial para este grupo de estadounidenses indocumentados, la propuesta de la ley DREAM también creó un marco para brindar protección estructurada a los inmigrantes que lo merecen: los que asisten a la escuela, los que tienen un empleo remunerado y los que no poseen condenas penales.

Aunque el proyecto de ley ganaría terreno en varios momentos de su historia, el Congreso nunca logró una propuesta definitiva exitosa. Como resultado, la ley DREAM sirvió en gran medida de guía en la discusión sobre las políticas de inmigración sin lograr todas las finalidades legislativas.

Acción Diferida para los Llegados Durante la Infancia (DACA): 2012

La política de Acción Diferida para los Llegados durante la Infancia (DACA) abrió importantes caminos hacia la normalización y la visibilidad de los inmigrantes más jóvenes y los residentes indocumentados. Por consiguiente, esto ayudó a abrir caminos hacia la educación superior y el empleo.

La DACA fue una extensión de la ley DREAM y brindó una solución temporal para la ausencia de legislación efectiva. La decisión ejecutiva, emitida a través del Departamento de Seguridad Nacional bajo la administración del presidente Obama, dio a cientos de miles de jóvenes inmigrantes la posibilidad de obtener un estatus legal y, en consecuencia, creó oportunidades que incluían el acceso a la educación, el trabajo y el hecho de no padecer persecuciones legales.

Hoy, hay casi 11 millones de inmigrantes indocumentados viviendo en los Estados Unidos. Entre estos inmigrantes, aproximadamente 800,000 se clasifican como Dreamers, aquellos que habían sido protegidos según la Acción Diferida para los Llegados durante la Infancia (DACA) desde su implementación en 2012.

El estatus de la DACA se traduce en una gama más amplia de opciones educativas, que incluyen más opciones de escuelas públicas, e incluso algunas oportunidades de ayuda estatal o asistencia para becas. Todos los solicitantes que hayan sido elegibles previamente deben volver a solicitar este estatus cada dos años.

Si no ha recibido el estatus de la DACA, todavía tiene derecho legal a solicitar el ingreso a la universidad. Sin embargo, es posible que diversos obstáculos burocráticos y financieros limiten sus opciones en relación con aquellos que tienen el estatus de DACA.

Pero tenga la seguridad de que no está violando ninguna ley, ni debe sentir que está en riesgo de deportación, ya sea por solicitar o asistir a una universidad.

DACA bajo la administración de Trump

La elección de Donald Trump en 2016 trajo grandes cambios en la política federal inmigratoria y el tratamiento legal de Estados Unidos para los inmigrantes indocumentados. Esto ha incluido deportaciones generalizadas, procesos penales y redadas, todos son asuntos de gran preocupación para los estudiantes indocumentados.

En resumen, parte de este cambio en la política ha sido un esfuerzo por revertir las garantías concedidas por la DACA. El resultado es un estado de flujo legal e incertidumbre para los estudiantes indocumentados. En ausencia de una legislación Dreamer vinculante, la administración de Trump ha tomado medidas para desentrañar el programa DACA, incluido el anuncio de septiembre de 2017 de que el programa DACA llegaría a su fin, y que el gobierno de Estados Unidos ya no aceptaba nuevas aplicaciones.

En enero de 2018, una orden judicial bloqueó las reducciones del programa DACA de la administración. Aunque no se aceptan nuevas solicitudes, las personas con el estatus de Dreamer permanecen protegidas por el momento. Otra orden judicial federal recientemente determinó en agosto de 2018 que el gobierno federal debe restablecer el programa DACA y seguir aceptando solicitudes nuevas y de renovación.

El asunto aún está pendiente en los tribunales.

Esta incertidumbre subraya algunas cosas. En primer lugar, si actualmente está protegido por el programa DACA y considera inscribirse en una institución de educación superior, le recomendamos que lo haga mientras conserve su estatus. La incertidumbre y el cambio en el estado de nuestras leyes de inmigración significan que el futuro de su estatus es difícil de predecir. Inscribirse en una institución de educación superior ahora podría brindarle acceso a una visa de estudiante y una estadía más prolongada en los Estados Unidos.

Y dado el estado de cambio en las leyes de inmigración de los Estados Unidos hoy, su mejor defensa es el conocimiento y la información. Esté informado sobre los casos judiciales relevantes, los desarrollos legales y las medidas legislativas relacionadas con el programa DACA, los Dreamers y un panorama más amplio de inmigración en los EE. UU.

Visite la Asociación Estadounidense de Abogados de Inmigración (American Immigration Lawyers Association, AILA) para obtener actualizaciones continuas sobre los cambios legislativos, las medidas ejecutivas y las iniciativas judiciales y de defensoría para proteger a los Dreamers.

Visite el Programa de Justicia Educativa DREAM en United We Dream para obtener asistencia específica para la educación relacionada con su estatus de Dreamer y oportunidades para el progreso educativo.

Leyes Estatales Sobre los Dreamers

Como estudiante indocumentado, su estatus de residencia tendrá un impacto directo en su acceso a las oportunidades de educación superior.

Aunque el gobierno federal aún no ha aprobado una Ley DREAM integral, varios estados han aprobado sus propias leyes para proteger el estatus de los estudiantes indocumentados, independientemente de la inestabilidad a nivel federal. Además, su elegibilidad para asistir a una universidad pública, recibir asistencia financiera estatal o pagar tasas dentro del estado variarán de estado a estado.

Algunos estados tienen leyes diseñadas para ayudar a los estudiantes indocumentados a acceder a las universidades públicas, incluida la elegibilidad para las tasas de matriculación dentro del estado o la asistencia financiera estatal.

Por el contrario, algunos estados tienen leyes que restringen las posibilidades educativas, incluida la denegación del acceso a las universidades públicas y la imposibilidad de ser elegido para recibir las tasas de matriculación dentro del estado o la asistencia financiera.

Según la Conferencia Nacional de Legislaturas Estatales, a partir de 2015, 16 estados de EE. UU. han desarrollado una legislación que permite a los estudiantes indocumentados pagar las tasas de matriculación dentro del estado:

Además, las decisiones que se toman a través de las Juntas de Regentes estatales han creado acceso a tasas de matriculación locales para estudiantes indocumentados que asisten a sistemas universitarios estatales en:

El estado de Virginia brinda elegibilidad de matriculación dentro del estado solo para aquellos estudiantes indocumentados con el estatus de beneficiario de la ley DREAM (Dreamer) según la DACA.

Entre los enumerados anteriormente, hay seis estados que actualmente brindan tasas de matriculación dentro del estado y acceso a la asistencia financiera estatal:

Los siguientes estados han aprobado leyes que prohíben explícitamente que los estudiantes indocumentados reciban asistencia financiera:

Los siguientes estados tienen leyes que prohíben a los estudiantes indocumentados asistir a facultades o universidades públicas en general:

Los beneficiarios de la DACA tienen derecho a asistir a cualquier facultad o universidad pública en cualquier estado. Sin embargo, la orientación de las políticas a nivel estatal hacia los estudiantes indocumentados puede ser un claro indicador de la experiencia legal y social más amplia que enfrentan los inmigrantes en cada estado.

Recursos Legales Para Estudiantes Indocumentados

Busque apoyo, defensoría y representación con el fin de comprender mejor sus derechos, mantenerse al día sobre los cambios en las leyes y protegerse contra la discriminación. Consulte los siguientes grupos de defensoría y redes legales fundamentales para obtener más información:

El Consejo de Inmigración de Estados Unidos (American Immigration Council, AIC)
Promueve la educación, aboga por amparos judiciales y promueve el intercambio cultural en torno a las cuestiones y las necesidades de inmigración.
El Programa de Justicia Educativa DREAM
Patrocinado por United We Dream, brinda apoyo específico para la educación de los beneficiarios de la Ley DREAM (Dreamers).
La Oficina de Derechos Civiles (Office of Civil Rights, OCR)
Es la división del Departamento de Educación responsable de brindar apoyo, orientación y defensoría a los estudiantes que buscan protección contra la exclusión o que presentan cargos de discriminación contra una institución educativa.

El estatus legal de los inmigrantes, y especialmente de los jóvenes indocumentados, se encuentra en un estado de gran incertidumbre en la actualidad. Las leyes de inmigración permanecen en el centro de una batalla política acalorada y emocional, batalla que hace que sea difícil para los estudiantes indocumentados saber exactamente lo que les depara el futuro.

Marque esta página y preste atención a nuestra Guía para estudiantes indocumentados para la universidad para obtener actualizaciones sobre los cambios en las políticas, información sobre cómo estos cambios lo afectan y acceso a un conjunto de recursos en constante crecimiento diseñados para ayudarlo a conocer la inmigración y la educación en los Estados Unidos.

Y si está realmente interesado en comprender mejor y ayudar a mejorar las leyes de inmigración de los Estados Unidos, consulte las siguientes opciones de títulos y realice una carrera en apoyo, defensoría o reforma de políticas:

Take the next step towards your future with online learning.

Discover schools with the programs and courses you’re interested in, and start learning today.

Search Colleges
TheBestSchools.org is an advertising-supported site. Featured programs and school search results are for schools that compensate us. This compensation does not influence our school rankings, resource guides, or other information published on this site.
Woman working at desk