Entrevista a Angelo Villavicencio

Are you ready to discover your college program?

Search Colleges
TheBestSchools.org is an advertising-supported site. Featured programs and school search results are for schools that compensate us. This compensation does not influence our school rankings, resource guides, or other information published on this site.

INTRODUCCIÓN

El profesor de matemáticas Angelo Villavicencio participó, junto a Jaime Escalante, del famoso programa ‘Advanced Placement’ (AP) Cálculo[1] de la Escuela Secundaria Garfield (Garfield High School) en Este de Los Ángeles (East Los Ángeles) a finales de los años ochenta.

Escalante, junto a Villavicencio y Ben Jiménez, todos ellos profesores de la Escuela Secundaria Garfield, y Henry Gradillas, director de la escuela, establecieron un programa ‘Advanced Placement’ Cálculo que tuvo un éxito sin precedentes.

En 1987, el momento cúlmine del programa, un total de 85 estudiantes de Garfield superaron los dos exámenes ‘Advanced Placement’ Cálculo. Se trató del mejor resultado de todas las escuelas secundarias del Estado de California. Los logros del equipo de Escalante captaron la atención del público internacional gracias a la película Stand and Deliver[2] (1988).

Villavicencio, más adelante, estableció un programa ‘Advanced Placement’ Cálculo similar en la Escuela Secundaria Don Antonio Lugo (Don Antonio Lugo High School), situada en Chino, California. Durante muchos años, Villavicencio también enseñó Cálculo a estudiantes provenientes de un barrio[3] en la Universidad Este de Los Ángeles (East Los Angeles College, ELAC).

Nacido en Nicaragua como Ángel, decidió cambiar su nombre a Angelo cuando un profesor de la escuela secundaria, privada e inglesa, a la que asistía, le dijo que ‘Ángel’ era nombre de chica y le sugirió que optara por ‘Angelo’.

ENTREVISTA A ANGELO VILLAVICENCIO

TheBestSchools:

Jaime Escalante, from Stand and Deliver

Sentimos un gran interés por saber cómo se involucró, a finales de los años ochenta, en el famoso programa ‘Advanced Placement’ Cálculo de la Escuela Secundaria Garfield, representado de manera emotiva en la película Stand and Deliver (a la derecha). Nos cautiva aún más saber cómo fue capaz de repetir el éxito de ese programa en una escuela secundaria distinta, unos años más tarde; dado que nos resulta de suma importancia que la aproximación pedagógica que desarrolló su equipo en Garfield, y que usted implementó luego en Don Lugo, tenga una aplicación más amplia en Estados Unidos hoy.

No obstante, antes de hablar de ello, quisiéramos pedirle que nos cuente un poco de su historia personal. ¿Dónde y cuándo nació? ¿En qué tipo de familia y en qué contexto social creció? ¿Cuándo se interesó por primera vez en las matemáticas? ¿Cómo llegó a ser profesor? Por favor, cuéntenos aquello que pueda resultar de interés para nuestros lectores respecto su historia personal y su experiencia en la educación.

Angelo Villavicencio:

Managua

Nací en Managua (a la izquierda), Nicaragua, en 1950. Crecí en una familia monoparental formada por seis miembros. Mi padre nos abandonó cuando yo tenía nueve años y mi madre cuidó de nosotros hasta que murió inesperadamente en un accidente de tránsito a mis 16 años. Sus hermanas se hicieron cargo de nosotros y nos acogieron en sus casas. Cuando ocurrió el accidente, mi hermano mayor y dos de mis hermanas ya vivían en California.

Asistí a escuelas públicas desde parvulario hasta segundo grado, mientras que desde tercer grado hasta mi graduación fui al Instituto de Varones La Salle, una escuela inglés privada de Managua. Al menos un 25% del cuerpo estudiantil de aquel instituto era de clase alta, el 50% era de clase media y los demás disponían de becas. Yo era uno de los becados.

Crecí en un barrio en el que aprendí mucho de la calle y donde gozaba de una gran libertad personal, ya que mi madre estaba sola y tenía que trabajar mucho para mantenernos. Toda la familia de mi madre era de clase media acomodada, lo cual hizo que mis hermanos y yo entendiéramos muy bien cuál era el valor de la educación y sacásemos provecho de ello.

En 1970, vine a California a vivir con mi hermano. Comencé a trabajar y fui a la Universidad Estatal de California, en Los Ángeles. Debo decir que siempre me ha gustado aprender e ir a la escuela. La escuela era como un patio de juegos para mí. A pesar de que mis profesores de física y cálculo del secundario me despreciaban, hasta el punto de acribillarme a insultos y humillaciones, siempre conservé mi pasión por el conocimiento. De ahí mi interés, primero por enseñar filosofía, y después matemáticas.

Me di cuenta de que la enseñanza era lo mío en mis primeros dos años como profesor en la Escuela Secundaria Griffith Junior (Griffith Junior High School), ubicada en Este de Los Ángeles, en la que comencé a ejercer a principios de 1979.

Yo era una buena influencia en la vida de mis estudiantes. Mis clases recibían las mayores calificaciones de la escuela en los exámenes del Distrito. Disfrutaba del tiempo compartido con los estudiantes. Entendí que impartir lecciones a jóvenes pobres provenientes de minorías del barrio me despertaba algo humano. ¡Era tanta la discriminación, indiferencia y estigmatización a la que estaban expuestos esos adolescentes! Aunque era cierto que tenían todo tipo de problemas y deficiencias a nivel educativo, todos ellos tenían una mente maravillosa y derecho a la educación: una educación adecuada, la que exigía el Distrito y más. Trabajé con ellos más allá de su contexto social y sus deficiencias. Necesitaban mi dedicación y apoyo, así como un entorno de aprendizaje estructurado y disciplinado, aunque siempre desde el cariño.

Estoy casado con Kerube desde hace 40 años y tenemos dos hijos, Ali y Adyr. El hecho de que mi dedicación y compromiso a la enseñanza hayan sido ejemplares es, en buena medida, gracias a la paciencia, apoyo y amor de mi mujer. A modo de nota al margen, debo añadir que mis hijos también formaron parte del programa de Escalante, primero como alumnos y después como auxiliares docentes. Ellos mismos, de hecho, experimentaron la emoción y entusiasmo de participar en el programa.

TheBestSchools:

¿Cómo comenzó a colaborar con Jaime Escalante y el programa ‘Advanced Placement’ Cálculo de la Escuela Secundaria Garfield? ¿Cómo conoció a Escalante y qué le llevó a sumarse al proyecto?

Angelo Villavicencio:

Jaime Escalant, with students in classroom

Como he mencionado, era profesor de la Escuela Secundaria Griffith Junior, la cual derivaba todos sus estudiantes a la Escuela Secundaria Garfield. Un día, una ex-alumna mía — una estudiante de Garfield llamada Sara Sánchez — vino a visitarme después de la escuela. Sara me habló de Jaime Escalante (a la derecha), a quien todos llamaban ‘Kemo’. Sara me dijo que quería que conociera a Kemo, ya que ella pensaba que él y yo teníamos una manera similar de enseñar. Acepté la invitación de Sara y ella nos organizó una reunión. Cuando me encontré con Escalante, llevábamos una media hora hablando cuando, yendo directamente al grano, me dijo que debía trasladarme a Garfield y formar parte de su programa. Eso fue en 1983. Mi interés por participar en un programa como ese se veía reforzado por el hecho de que yo mismo estaba desarrollando mi propio programa en la Escuela Secundaria Griffith Junior. En Griffith estábamos a punto de comenzar a impartir Algebra II.

Finalmente me trasladé a Garfield en 1987. Al colaborar con Escalante como miembro de su programa pude acercarme a un mundo de alternativas en materia de educación, todas ellas accesibles a los niños y jóvenes del barrio, dado que estos niños y jóvenes tenían ganas de progresar.

Muchos de esos estudiantes no estaban motivados y no se sentían interpelados por desafío alguno. Que los categorizaran bajo el estereotipo de ‘Latinos’ (o, en general, ‘minorías’) era la regla y no la excepción. Creía sincera y profundamente, y lo sigo haciendo, que todos tienen una mente maravillosa y que nuestra responsabilidad ética como educadores es incentivar a los estudiantes a que desarrollen su intelecto y no lo desperdicien. Además, creo que la educación es la herramienta indicada para desarrollar la mente.

TheBestSchools:

¿Qué significó para usted participar del programa ‘Advanced Placement’ Cálculo en Garfield? En aquel momento, ¿se dio cuenta de que formaba parte de algo histórico, un suceso tan inusual como potencialmente relevante? ¿Por qué cree que el programa funcionó así de bien?

Angelo Villavicencio:

La película Stand and Deliver estaba en proceso de edición cuando yo llegué a Garfield en 1987. Colaborar con Escalante, luego de ser testigo del éxito que él y sus programas habían alcanzado, me hizo sentirme orgulloso. Me sentía parte del programa. Los logros de los estudiantes eran tangibles y su desarrollo académico hizo que reafirmara, de una vez por todas, lo que siempre había creído: si se le ofrece un entorno educativo adecuado a cada niño, su inteligencia y percepción del mundo crecerán y su deseo de aprender cautivará su mente.

Los estudiantes estaban motivados y se los alentaba a creer en sí mismos, entendían que para alcanzar el éxito hace falta un gran esfuerzo, disciplina y determinación. Pude percibir el orgullo y alegría que albergaban los alumnos del programa, quienes también se sentían orgullosos de pertenecer a la Escuela Secundaria Garfield. Esa historia se estaba escribiendo en los Estados Unidos. El programa ‘Advanced Placement’ Cálculo tenía la mayor asistencia de jóvenes hispanos provenientes de barrios, y lo mejor de todo era que muchos de ellos estaban yendo a la universidad, incluidas aquellas de la Liga Ivy (Ivy League Schools), a recibir una formación de four años.

El programa funcionó bien porque:

TheBestSchools:

¿Puede explicarles a nuestros lectores la diferencia entre el examen ‘Advanced Placement’ Cálculo AB y ‘Advanced Placement’ Cálculo BC? Usted y otros profesores del programa ‘Advanced Placement’ Cálculo de Garfield, ¿preparaban de manera diferente a los estudiantes que tomaban el examen BC de aquellos que tomarían el AB? ¿En qué se diferenciaban los alumnos que tomaban uno u otro examen?

Angelo Villavicencio:

Calculus

En Cálculo AB se trabajan los límites, derivadas y sus aplicaciones, tales como la búsqueda de extremos globales, tasas instantáneas de cambio y movimiento a lo largo de una línea. Asimismo, también se abordan las integrales definidas y sus aplicaciones, como por ejemplo zonas delimitadas por curvas en un plano xy, en un plano polar, sólidos de revolución, longitud de curvas, cambios netos, y ecuaciones diferenciales y sus aplicaciones en crecimiento y decaimiento.

En el caso de Cálculo BC, además de incluir todos los temas de Cálculo AB, también se trabaja con integrales impropias, la regla de l’Hôpital, series infinitas, ecuaciones paramétricas, curvas polares y vectores. Los alumnos que se presentarán a Cálculo BC siguen un ritmo más rápido y más estricto que aquellos de Cálculo AB.

TheBestSchools:

Según Henry Gradillas, director de Garfield durante su ejercicio como profesor, no solo los programas ‘Advanced Placement’ Cálculo sino también todos los cursos ‘Advanced Placement’ de todos los ámbitos percibieron un aumento del interés y éxito de los alumnos. ¿Podría por favor describir el efecto dominó que desencadenó que los estudiantes encontraran motivaciones y se esforzaran por sobresalir en un conjunto de cursos ‘Advanced Placement’ de Garfield?

Angelo Villavicencio:

Ya conoces el dicho: ‘el éxito llama al éxito’. En la Escuela Secundaria Garfield, la manera en la que los programa ‘Advanced Placement’ Cálculo incentivaban a los alumnos a tomar otros cursos ‘Advanced Placement’ confirmaba y reforzaba la visión que transmite ese dicho. Asimismo, esto llevo al personal docente a crear nuevos cursos ‘Advanced Placement’, como por ejemplo ‘Advanced Placement’ Física, ‘Advanced Placement’ Biología y ‘Advanced Placement’ Economía.

De hecho, uno de mis estudiantes (Daniel Castro) fue a ELAC a terminar las clases de series de Cálculo (cálculo multivariable) y mientras estaba allí decidió tomar clases de ecuaciones diferenciales. Luego asistió al Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), donde obtuvo su Licenciatura (Bachelor of Science, B.S.) y su Maestría (Master of Sciente, M.S.) en Ingeniería eléctrica. A continuación, recibió su Licenciatura en Derecho por la Universidad de Berkeley (UC Berkeley). Daniel, hoy en día, tiene su propia empresa de tecnología de patentes.

TheBestSchools:

¿Qué diferencia marcó en la vida de los alumnos, y en sus carreras profesionales, que asistieran al curso ‘Advanced Placement’ Cálculo con usted y superaran el examen? Por favor, cuéntenos algunas historias de éxito de alumnos que haya conocido y de quienes esperaba dicho éxito. Y, si quiere, cuéntenos también que podría haber sido de algunos de esos estudiantes si no hubieran tenido la oportunidad de sobresalir académicamente en su programa ‘AP’ Cálculo.

Angelo Villavicencio:

East Los Angeles

El programa de Escalante, así como el conjunto de programas ‘Advanced Placement’ de Garfield, generó un profundo sentimiento de orgullo y de pertenencia a la escuela, en Este de Los Ángeles (a la derecha). De hecho, incluso hoy en día, todos aquellos estudiantes se identifican, se sienten orgullos y se alegran cuando se les pregunta por su escuela secundaria. En mis 32 años como profesor de matemáticas nunca vi tal sentimiento de emoción y orgullo entre los estudiantes como se percibía en Garfield. Aquellos estudiantes descubrieron que tenían una mente maravillosa, que eran inteligentes y que afuera los esperaba un mundo nuevo que podrían explorar usando su formación educativa.

Creo que muchos de ellos, por primera vez en su vida, comprendieron y asumieron el valor de la educación. Se dieron cuenta de que tenían el mejor regalo en la vida: una mente maravillosa. Este simple hecho hizo que los estudiantes tuvieran la esperanza de conseguir una vida mejor. Les permitió pensar nuevas perspectivas y diversos objetivos en sus vidas. Realmente creo que hoy en día la mayoría de esos estudiantes son profesionales y tienen una vida mejor de la que hubieran tenido sin su experiencia en Garfield.

TheBestSchools:

¿Cómo impactó en el programa el estreno de la película Stand and Deliver? ¿Cómo le influenció a nivel personal? ¿Qué le gustó de la película? ¿Hay alguna cosa que hubiera cambiado de ella?

Angelo Villavicencio:

Cuando se estrenó la película Stand and Deliver hubo una explosión de euforia en Garfield. Pienso que trajo entusiasmo y nuevas esperanzas a las escuelas de los barrios y guetos. La película enalteció el espíritu de la educación e hizo que quienes creíamos en el éxito que podían alcanzar los estudiantes nos reafirmáramos en ello; estábamos en lo cierto. Es más, para aquellos profesores que estaban a punto de renunciar, la película arrojó un rayo de luz, una nueva manera de aproximarse a la enseñanza, una nueva esperanza. Se acercaron a Garfield todo tipo de personas — educadores, políticos y civiles — con el propósito de conocer al milagroso profesor Jaime Escalante. Querían conocerlo en persona, hablar de su historia y del éxito del programa.

Algunos educadores hablaban seriamente de repetir el programa de Escalante en sus escuelas. Algunos tuvieron mucho éxito, especialmente en el caso de una escuela de Texas, de la que lamentablemente no recuerdo el nombre. Nuestro programa creció por las nubes, los niños estaban motivados. Algunos profesores estaban fascinados con la manera en la que creció nuestro programa de ‘Advanced Placement’ y con el entusiasmo general que había en Garfield. Sin embargo, también es cierto que en Garfield se daban situaciones de envidia.

Nunca, como educador, tome ese tipo de actitud. A mí me movía la euforia. Básicamente, me entusiasmaba ver que los estudiantes que se habían anotado al programa de verano venían y lo terminaban. Solía estar muy contento con eso, tan contento que me convertí en el primero en divulgar el programa. Inscribía a la mayoría de mis alumnos en nuestro programa de verano y visitaba otras clases de matemáticas del edificio en el que trabajaba yo y les daba charlas a los estudiantes para incentivarlos.

Edward James Olmos with Jaime Escalante, Stand and Deliver
Edward James Olmos and
Jaime Escalante

La película Stand and Deliver significó mucho para mí, me sentí orgulloso del mensaje que transmitía: preocúpate por tus estudiantes, incentívalos y motívalos, no des nada por sentado y trabaja con ellos, sé creativo, improvisa y, sobre toda las cosas, reconócelos como individuos. Se merecen algo mejor, se merecen tener la oportunidad de alcanzar lo que este mundo tiene para ofrecerles, y la educación es la mejor manera de ayudarlos a lograrlo.

Si yo hubiera sido el productor de la película, habría incluido una entrevista con Escalante en la que se abordaran preguntas relevantes sobre su programa. Al final de la película, la gente necesitaba ver al verdadero ‘Kemo’ y saber qué implicó crear un programa como el suyo.

TheBestSchools:

¿Cuándo y por qué se fue de Garfield? ¿Lamenta haberse ido? ¿Puede contarnos que ocurrió en Garfield desde el estreno de Stand and Deliver hasta que usted se fue? Concretamente, ¿qué ocurría con el programa ‘Advanced Placement’ Cálculo de Garfield en aquel periodo? ¿Qué ha sido del programa desde entonces?

Angelo Villavicencio:

Me fui de la Escuela Secundaria Garfield en junio de 1992. La señora María Tostado, la directora de entonces, me dijo que no quería ningún rastro de la presencia de Escalante en Garfield. Ella había traído a su equipo de profesores y consideraba que eran mejor que cualquiera de los que formaban el equipo de Escalante.

Yo tenía 110 estudiantes de ‘Advanced Placement’ Cálculo en dos clases. Solicité que me abriesen una tercera clase, de manera que pudiera tener clases más pequeñas y así establecer una relación más cercana con mis estudiantes. Tostado rechazó mi petición. Tuve la suerte de recibir el aula que había sido de Escalante, la cual tenía 65 mesas. Por tanto, podía tener más de cincuenta estudiantes por clase. De hecho, desde que Garfield pasó a ser una escuela que impartía clases a lo largo de todo el año (‘year-round school’), Tostado quería sacarme ese aula y dársela al otro profesor de Cálculo (el que había contratado ella). Hizo todo lo que pudo para borrar todo rastro de Escalante y lo logró. Tenía una nueva perspectiva para el programa. Fueron pasando los años y disminuyeron las matriculas, se desvaneció la euforia. El programa se convirtió en la sombra de lo que una vez fue.

Volví en 1995, porque Dallas Russell — un profesor que trabajaba en nuestro programa — me insistió mucho. Entonces fui a ver a Díaz, quien era el nuevo director de Garfield. Le ofrecimos nuestra ayuda e hicimos explícito nuestro deseo de trabajar en Garfield y revitalizar el programa. Teníamos el apoyo total de dos de los profesores de ELAC, George Madrid y Paul Powers, quienes estaban a cargo del programa de Escalante en dicha institución. No obstante, Díaz fue muy claro con nosotros. Dijo que no quería ver ni un solo rastro de la herencia que había dejado Escalante y que Garfield estaba en buen camino.

Cerré mi periodo en Garfield y decidí crear mi propio programa en la Escuela Secundaria Don Antonio Lugo, situada en Chino, California. El programa en Don Lugo funcionó muy bien gracias a que disponía de todo lo que necesitaba: apoyo por parte del director y un profesor que creía en el programa, comunicación fluida entre los miembros y flexibilidad a nivel académico.

 

TheBestSchools:

¿Bajo qué circunstancias tuvo la oportunidad de repetir el éxito del programa ‘Advanced Placement’ Cálculo de Garfield en la Escuela Secundaria Don Lugo?

Angelo Villavicencio:

Al trasladarme a Don Lugo me encontré con una situación parecida a la que había en Garfield. El 50% de los estudiantes de Don Lugo eran de origen hispano y la mayoría de ellos asistían a clases de matemática de nivel básico. De hecho, la única clase de Cálculo que existía tenía 24 alumnos, de los cuales solo dos eran latinos y los demás eran de origen asiático y blancos.

Debo el éxito que tuve en Don Lugo a varios factores. Primero, cuando uno forma parte de un programa exitoso como el de Garfield, o adoptas una actitud pasiva o bien te apropias del éxito y aprendes qué elementos componen al programa y qué hace que sea un éxito. Eso fue lo que hice yo y eso me permitió transferir mi conocimiento al programa de matemáticas de Don Lugo.

Pero lo mejor de todo fue que tuve la gran oportunidad de trabajar con uno de los mejores colegas que he tenido, Blair Bradfor, jefe del Departamento de matemáticas de Don Lugo. Durante los años que ejercí como docente en la Escuela Secundaria Ayala (Ayala High School), ubicada en la ciudad de Chino Hills, Bradfor me insistía en que me trasladara a Don Lugo y creara un programa como el de Escalante en Garfield. Él confiaba en el éxito del programa de Escalante y consideraba que yo era la pieza clave que necesitaba para lograr en Don Lugo un programa de matemáticas igual de exitoso. La franqueza, honestidad y voluntad de cooperación de Bradfor, así como su preocupación por los estudiantes, eran increíbles.

Bradfor y yo también contábamos con la aprobación y el apoyo incondicional del señor Cisneros, el director de Don Lugo, y su equipo. Cisneros me prometió todo el apoyo que necesitaba para poner el programa en funcionamiento.

No faltó a su palabra, así como Bradfor mantuvo su postura de total sinceridad. Me trasladé a Don Lugo en 1995.

TheBestSchools:

Por favor, cuéntenos más sobre el programa que desarrollaron en Don Lugo y sus logros. ¿De qué manera modificó y mejoró la aproximación a la educación que habían compartido, usted y sus colegas, en Garfield?

Angelo Villavicencio:

Don Antonio Lugo High School Marching Band

Se consideraba a Don Lugo como la peor escuela secundaria de Chino. Además, las cosas se complicaban aún más porque en la oficina del Distrito había varios funcionarios que no creían o no estaban de acuerdo con lo que estábamos haciendo. No obstante, Rossi, el Superintendente Interino, estaba muy contento con nuestro programa y nos daba su apoyo.

Me hice cargo de las clases de Inglés como lengua extranjera (English as a Second Language, ESL) y Cálculo. Bradfor impartía Álgebra II, tanto el curso regular como el curso avanzado, así como las clases de Trigonometría Pre-Cálculo. Teníamos las herramientas que necesitábamos y decidimos trazar un plan. Nuestros estudiantes estaban motivados y rodeados por los profesores indicados. Los profesores se aseguraban de que la enseñanza que recibían los estudiantes era adecuada y les ofrecían todo tipo de asistencia extra escolar. Es más, ELAC abrió un curso de verano y nos dio acceso a él, el programa incluía Álgebra I, Álgebra II, Trigonometría y Trigonometría Pre-Cálculo. Más adelante se incluyó Cálculo AB.

En el primer verano, en el año 1996, decidí impartir clases en Don Lugo de Trigonometría Pre-Cálculo por las tardes, sin remuneración económica. Tenía 18 alumnos interesados en la materia, para 12 de los cuales el inglés era lengua extranjera. Debía hacer el curso si al año lectivo siguiente quería tener una segunda clase de Cálculo. Cisneros se puso en contacto con el Superintendente del Distrito, Mike Rossi, para que yo pudiera hacer uso de las instalaciones durante seis semanas, de lunes a viernes, de 13:00 a 18:30 horas. Confiaba plenamente en que abrir una segunda clase de Cálculo incentivaría a otros alumnos a esforzarse más en sus estudios y a matricularse en Cálculo más adelante.

Los alumnos asistieron. Hacia el año 2000 teníamos cuatro clases de Cálculo AB y una de Cálculo BC. Aproximadamente el 60% de los estudiantes eran de origen hispano y el 60% de los alumnos matriculados en el programa eran de sexo femenino. Este logro fue el fruto de la coordinación entre la administración y los integrantes del equipo del Departamento de Matemáticas, especialmente del señor Bradfor, quien era el principal divulgador del programa.

Bradfor y yo nos encontrábamos todos los días para evaluar qué necesitábamos y buscar soluciones. Habíamos abordado los puntos débiles de los alumnos y el nivel académico estaba mejorando. Nos compenetrábamos y sentíamos un gran respecto y admiración el uno por el otro. ¡Bradfor fue el mejor compañero con el que he trabajado!

Hice que cada uno de los miembros del Departamento de matemáticas estuviera involucrado, les preguntaba sus opiniones y apreciaba su trabajo. Le pedía a Cisneros que viniera, de vez en cuando, a las reuniones de nuestro Departamento y felicitara a los profesores por el trabajo bien hecho. Bradfor ejercía en Don Lugo desde hacía más de 20 años, por lo que conocía las normas, estructura y políticas del Distrito que debíamos aprovechar para sacar adelante nuestro proyecto. Aunque lo mejor de todo era que contábamos con el apoyo incondicional del señor Cisneros, quien cada dos por tres tenía que salir a defendernos. Cada año alcanzábamos nuevos logros, lo que alimentaba el entusiasmo y, igual que ocurrió en Garfield, todo el programa ‘Advanced Placement’ de Don Lugo creció y se abrieron nuevas clases.

En Don Lugo el programa creció tan rápido que hacia el 2000 contábamos con 140 estudiantes matriculados. No obstante, tuve que dejar Don Lugo porque el Distrito se negó a acreditarme seis años de ejercicio de la profesión que había desempeñado en Los Ángeles. Sé que ese fue el mayor error que cometí como profesor, aunque estaba orgulloso de que hubiera un 60% de alumnas en el programa de Cálculo de Don Lugo; así como de que el 40% de los estudiantes fueran de origen hispano en el programa ‘AP’ en general.

En el año 2000, el Consejo Universitario (College Board) brindó su reconocimiento al éxito del programa y me concedió, a través de la Fundación Siemens, la mención al Profesor destacado de Cálculo de la Nación (Outstanding Calculus Teacher in the Nation).

Me fui de la Escuela Secundaria Don Lugo al año siguiente, porque el Distrito de Chino Valley se negaba a reconocerme esos seis años extra de ejercicio de la profesión que tenía cuando me trasladé del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (Los Angeles Unified School District). El programa había decaído mucho cuando volví. Cisneros y Bradfor se habían ido de la escuela, de ahí que el programa nunca superara los 100 estudiantes, más allá de que hubiera tres clases de Cálculo AB y una de Cálculo BC. Mi equipo ya no estaba allí, la flexibilidad de la que gozaba se veía restringida por normas del nuevo STAR[4] y en el Distrito había un juego de tensiones que afectaba al programa.

TheBestSchools:

Muchos creen que nunca fue posible, y que quizás nunca lo será, repetir la experiencia de la ‘Edad de oro’ de Garfield y Escalante. Por favor, cuéntenos sobre la ocasión de extender, ya que quizás no simplemente fue ‘repetir’, el éxito que se vivió en los años ochenta en Garfield. ¿Qué se precisa para que el éxito de Garfield no sea un caso aislado sino algo común? De hecho, que fuese común beneficiaría mucho a los estudiantes de las escuelas secundarias norteamericanas.

Angelo Villavicencio:

En la medida en que el futuro de la educación esté trazado por burócratas y políticos, será difícil repetir el éxito que retrata la película Stand and Deliver. Fue la predisposición de los profesores, estudiantes y administradores lo que hizo posible la pureza, tenacidad, atención, compromiso, experiencia y dedicación de aquellos profesores que tenían expectativas y fomentaban el éxito de sus estudiantes. Se le dio espacio a la improvisación, creatividad y a aplicar una cierta lógica respecto el plan de estudios a seguir; pero también al intercambio de ideas y a realizar los ajustes pertinentes para promover la educación y hacer que los estudiantes confiaran en ella.

Teachers Need to Be Preachers

Los profesores deben ser buenos predicadores. Deben transmitir un mensaje ilustrado con ejemplos de éxito de otros estudiantes del barrio y gueto. Sin duda, el programa ‘Advanced Placement’ mide el conocimiento e inteligencia de los estudiantes, y es un denominador común a lo largo de toda la Nación. Si hablo desde mi experiencia personal, este programa en sí, y su implementación, justifica la cuota de libertad y creatividad que exige para hacer posible que cualquiera pueda integrarlo y superarlo exitosamente.

Las escuelas de los barrios y guetos necesitan este programa, pero para llevarlo a cabo es preciso contar con el compromiso de los profesores indicados: aquellos que crean firmemente en él y se dediquen plenamente.

TheBestSchools:

Henry Gradillas, el director de la Escuela Secundaria Garfield en aquel entonces, tuvo un papel crucial en el éxito del programa de Escalante. De hecho, que en Garfield ocurriera algo extraordinario fue, al menos en parte, gracias a la sinergia que se creó entre un grupo de profesores destacados y una administración escolar que estaba dispuesta a arriesgarse para ofrecerles amparo institucional. Entonces, suponemos que la administración de Don Lugo tuvo que brindarle apoyo de una manera similar.

¿Es así? Si así fue, cuéntenos por favor cómo el equipo administrativo de Don Lugo le permitió llevar adelante su esfuerzo de manera eficiente. En términos generales, ¿qué cree que debería hacer un equipo administrativo escolar para asistir a sus profesores de manera que sean lo más eficientes posible?

Angelo Villavicencio:

La administración debe apoyar a los profesores nuevos y ofrecerles asistencia en todo lo que pueda. También debe pedirles que trabajen junto a un profesor con experiencia para que se conviertan en buenos profesionales. Es preciso que el director visite la clase del nuevo profesor de manera aleatoria en diversas ocasiones para comprobar cómo se desempeña realmente ese profesor.

El director debe solicitarles a los profesores con experiencia en la misma materia que el profesor nuevo que lo examinen, observen, asistan y formen, así como asegurarse de que el profesor nuevo está siguiendo las recomendaciones de los profesores con experiencia.

Student

Cuando hay química entre los estudiantes y un profesor nuevo, el equipo administrativo debería esforzarse por brindarle apoyo y ayudarlo a desarrollar sus capacidades. ¡Los profesores destacados no caen del cielo!

TheBestSchools:

Quisiéramos darle la oportunidad de sintetizar su visión de la educación para provecho de nuestros lectores.

Todos sabemos que hay algo que funciona muy mal en la educación pública de este país, pero casi no hay consenso sobre qué hacer para mejorarlo. En su opinión, ¿cuáles han sido los factores más importantes para alcanzar el éxito en Garfield y Don Lugo?

¿Cree que esos factores, si fueran implementados a gran escala, podrían realmente cambiar el panorama de las personas en riesgo de marginalidad de nuestro país?

Angelo Villavicencio:

Fui profesor en los barrios de Este de Los Ángeles por 13 años y en los suburbios de Chino, California, por 17 años y medio. En Chino también hay un pequeño barrio, Chino Center, la parte vieja de la ciudad. También impartí enseñanza en la Escuela Secundaria Ayala en Chino Hills, donde la mayoría de los estudiantes eran blancos y asiáticos.

Tuve éxito en todas esas escuelas porque era, y sigo siendo, un absoluto predicador de la educación. Creo que la educación es una invitación a la mente a explorar, descubrir, entender, y traducir el conocimiento nuevo en fronteras nunca antes descubiertas o inimaginables. A través de la educación revelamos nuevas partes de nosotros mismos y nuevas perspectivas de la realidad.

Creo que el tesoro más preciado que tenemos las personas es nuestra mente, es lo que tiene más valor en nuestras vidas. Pienso que nuestra responsabilidad ética como educadores es transmitirles este mensaje a los estudiantes y asegurarnos de que lo asuman.

Yo les planteaba el reto de pensar en una vida mejor a la que accederían mediante su educación. Creo que para alcanzar esa meta se necesitan ciertas herramientas que se adquieren con determinación, disciplina y esfuerzo. Yo digo que hace falta tener ganas de hacerlo, es decir, querer alcanzar el éxito.

Los factores más importantes que me permitieron lograr lo que quería en Garfield y Don Lugo fueron:

  1. Flexibilidad académica respecto el plan de estudios
  2. Apoyo incondicional por parte de los administradores y el personal
  3. Un curso de verano que permitiera mejorar el nivel académico
  4. Y, lo más importante de todo, educadores que sientan pasión por la enseñanza, cuenten con la formación necesaria en su materia y se impliquen y comprometan lo suficiente como para lograr que sus estudiantes superen los distintos grados

Para que un equipo pueda desarrollar un programa del estilo hace falta mucho tiempo y, lamentablemente, un administrador puede echarlo todo a perder muy rápidamente.

Si se dispone del apoyo administrativo necesario, este tipo de programas podrían funcionar bien en cualquier escuela de un barrio o gueto de nuestro país.

TheBestSchools:

¿Quiere compartir con nuestros lectores una reflexión final? ¿Qué esperanzas alberga para la educación en los Estados Unidos?

Angelo Villavicencio:

Nuestros estudiantes son el futuro de nuestro país.

Hay estudiantes que saben que tienen talento y que, eventualmente, podrían desarrollarlo si quisieran. No obstante, deben estar motivados, recibir las mejores herramientas educativas posibles y estar en contacto con modelos de referencia, es decir, con individuos exitosos, para que puedan apreciar lo maravillosas que son sus propias mentes y su potencial. Los profesores deben incentivar a los estudiantes a que crean en sí mismos.

Blue Planet

Es preciso que nuestros estudiantes sepan que sus mentes tienen algo fascinante.

Realmente espero que a través de la educación nuestros profesionales, técnicos y la gente de nuestro país aprendan a valorar un poco más a nuestro planeta y nuestra condición de humanos. Todos debemos pensarnos como seres humanos viviendo juntos en un solo planeta.

Solo tenemos al planeta Tierra.

Notas

1. El Advanced Placement (AP) Exams es un programa de (actualmente) 33 programas de estudio y exámenes escritos asociados en 29 áreas temáticas que se enseñan en el nivel introductorio de los estudios de licenciatura, que se ofrecen en las escuelas secundarias cooperativas por medio de instructores entrenados especialmente y utilizando recursos a nivel universitario. El logro de una calificación de three o superior (escala de calificación: 1–5) en el examen final se considera el equivalente a pasar un curso introductorio de grado inferior en el tema examinado, y dichos estudiantes pueden recibir el crédito avanzado para el curso antes de ingresar a la educación superior.

2. Stand and Deliver se llamó Lecciones inolvidables en España y Con ganas de triunfar en América Latina.

3. Por ‘barrio’ se refiere a los vecindarios habitados por hispanoparlantes, entendidos como minoría étnica en los Estados Unidos.

4. STAR (Standardized Testing and Reporting) se refiere a un conjunto de exámenes de aptitud que en el año 2013 pasaron a llamarse CAASPP (California Assessment of Student Performance and Progress).

Take the next step towards your future with online learning.

Discover schools with the programs and courses you’re interested in, and start learning today.

Woman working at desk